No, rotundamente no. Este es un concepto errado que muchas personas tienen hoy en día. La quiropráctica es la ciencia que a través de ajustes quiroprácticos se encarga de regresar tus vértebras a su ubicación natural y correcta, es decir, mantener alineada la columna vertebral.