Se produce como resultado de un evento traumático (levantar peso de forma inadecuada). También por estrés repetitivo como sentarse con una mala postura de la espalda durante un tiempo prolongado.